01/10/92

>> Me considero un artista informado sin formación. La formación se relaciona directamente con la Academia y el dogma, con una manera clarísima de discernir entre el bien y el mal. Cuanto más formado estés es más difícil que puedas deformarte. En mi caso, trato de manipular informaciones diversas permanentemente. La cuestión es saber convertir cualquier elemento de la cultura en disparador. Estar informado en arte, por ejemplo, equivale a no haber ido nunca a un museo o una galería de arte y, sin embargo, conocer la historia de la pintura por haber visto tantos documentales en televisión, por revistas, o simplemente, porque alguien alguna vez te la contó durante una charla informal.