29/06/92

>> Las mejores canciones que hice surgieron sencillamente de una búsqueda frustrada. Buscaba concretar un tema tan bueno como otro ajeno que me gustaba en ese momento, pero en mi incapacidad de realización, o por no saber tocar adecuadamente, me iba desviando, sintiéndome a la vez atraído por las nuevas ramificaciones con las que me topaba. Irse por las ramas -alejándose del tronco y de las raíces- para encontrar que allí también puede haber belleza me resulta fundamental como actitud de trabajo.